Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

Cargando...

domingo, 22 de agosto de 2010

Poesía Cuántica (Quisiera navegar entre los astros)

Quisiera navegar entre dos astros
extremado, atemporal y relativo
bañado por la lluvia de neutrinos
brotado de energías punto cero.

Quisiera un horizonte de sucesos
guardado en la gaveta entre mis libros
Quisiera formatear plácidamente
aquello que a momentos me incomoda
y luego resetear serenamente
mi vida, sus errores y su escoria.

¿Serán mis sentimientos solidarios
cuando he de convertirme en vil petróleo
o en gases de metano y de propano?

Revive de los saurios y sus bosques
la fiera evocación de su energía
que siendo necesaria; es destructiva
y siendo destructiva es milagrosa.

¿Serán mis sentimientos existentes
cuando he de convertirme en vil petróleo?
quisiera navegar en hoyos negros
vagando simultáneo y singular,,,

Poesía cuántica, (el espejo)


Reniego de la vida tal como me la muestran
yo quiero ser inercia, cual luz sin firmamento
cual onda sin partícula atada a un gravitón
y quiero ser taquión
sin masa que me frene
y quiero ser fotón
que alumbra el pensamiento.

Fundirme en espirales de cuantos de energía
y luego regodearme de reales fantasías:
la ola no es la ola, es danza de las aguas,
la brisa no es la brisa, es sueño de las olas,
el cielo no es la veste que viste este planeta
sino el abrazo fiel al cosmos infinito,
el cielo es el silencio que besa espacio tiempos.

Yo quiero columpiarme jocoso sobre cuerdas
-balance indefinido paseándose entre estrellas-
y quiero la materia brillante entre tinieblas
y quiero la tiniebla versándose en mi verso.

Sé bien que no es el “Yo” que miro en el espejo
el sueño eternizado que lleno con mi aliento,
espejo mentiroso, espejo inverosímil
claudica de tu intento de engañar a mi intelecto
y muéstrame completo, sincero, irreverente
sencillo y complicado, facético y audaz
prismático y cercano, geométrico y distante
lunático y sereno, renuente y suspicaz.

Como un  calidoscopio me has de mostrar espejo;
con todos los mis yoes de todos universos
con todos los mis egos de todos pensamientos
con todo el vasto tiempo que ciñe mis neuronas
y forja cada célula de todas mis personas.

Yo quiero ver la muerte que es nuevo nacimiento
y quiero ver mi vida pletórica de cuentos
y fábulas y cantos y música electrónica,
protónica, neutrónica, también molecular.

Por eso yo te pido mi viejo y fiel espejo
ya deja de mentirme ya deja de adular
y muestra a mi cerebro todita mi verdad.

Caracas futura


Cristalinas son las aguas
que hoy ondulan nuevamente
en la Laguna de Catia.
El río Guaire baja fiero y soberbio
desde su cabecera, donando sus pulcras aguas
al valle verdiazul que le besa las caderas.
Las lomas y colinas asoman su frondosa mirada
buscando un avatar o un mensajero
que lleve sus más íntimos secretos
al altivo y soberbio pico que las enfrenta.

Ávila silvestre y despojado de vilezas,
al fin reposas
de una humanidad destructora e implacable
pues ya son más de cien mil años
que La Tierra se quedó sin humanos…

domingo, 13 de enero de 2008

En el año cincuenta mil.

En el año cincuenta mil de la nueva era,
surge otra revolución,
como tantas que ocurrieron
en el esferoide Madre:
La Tierra.

Pe
ro en este asteroide
inmerso en lo profundo de la nada,
donde el tiempo se acelera
sin tregua ni descanso;
en dónde envejecemos a los diez
y a los quince somos polvo;
¿de qué sirve una revolución?

Por eso he decidido aniquilarme
destruyendo de inmediato
las cenizas de esta vida
tan efímera e inútil;
y llevaré conmigo;
a la súper gravedad,
a todos los infantes que juegan
con las armas holocáusticas
a ser dioses de titáneo.

A todos los infames
que pregonan "hombres nuevos",
desde sus cáscaras presurizadas,
los desintegraré
hasta sus cuantos más elementales...

A tan corta edad y ya estoy envenenado
por el odio y la ceguera;
pero acá la cinemática rauda y agresiva
es una ley ineludible.

Constelaciones de alegría

Si pudiera disparar rayos láser intensos,
disolvería tu amarga incerteza,
así, abordando la nave "Proeza",
podríamos viajar a soles más densos.

Solo digo que la naturaleza
que observas en nuestro hermoso planeta,
es apenas una pizca discreta
de la totalidad de la belleza.

Déjame mostrarte al brillante Sirio,
déjame llevarte al Cinturón de Orión,
cierra tus ojos y abre tu corazón;

iremos sobre pétalos de lirio
mucho mas allá de cualquier ilusión;
aun mas allá de cualquier fantasía.

Preñados de valiente algarabía,
haremos cósmica nuestra poesía
entre constelaciones de alegría.

Alas de cera.

Blindaré mis alas de cera
con la indestructible quimera
de tu mirada de titáneo,
y volaré audaz y espontáneo
hacia el arso sol; nuevamente,
y aleteando furiosamente
esta vez compraré su fulgor.

Quizás lo adquiriré por amor
y envuelto en papel satinado,
te lo entregaré enamorado
de tu hermosa sonrisa boreal.

Tal vez, encontraré en el cereal
que; goloso, como día tras día,
un nimio rayo de fantasía:
el cupón mágico y sagrado
que me dejará emocionado
al darme a ganar tu corazón:
continua y despiadada ilusión
que se perpetua al infinito...
nuevamente
eternamente...

Glosilla de las nebulosas.

De púrpuras y rosados
cantando las nebulosas
están sus alegres glosas
en el cosmos enturbiado.

Iniciando el abordaje
de un enorme trasbordador
me siento como un aviador
que prepara un nuevo viaje
sin tapujos ni equipaje.
Con tus sueños desbocados
de azules desmesurados,
invadiremos tonadas
augustas y coloradas
de púrpuras y rosados

Al fin alzaremos vuelo
hacia espacios infinitos,
derrumbaremos los mitos
que están anclados al suelo,
con la gracia de tu pelo
y con sangre de las rosas
fabricaremos hermosas
sonatas de envergadura;
así estarán; en la altura,
cantando las nebulosas

Emprendamos la odisea
encendiendo ya el motor
con los versos del amor;
para que esta nave sea
clamor de esperanza nea.
Anuncian estrepitosas;
estas llamas fabulosas,
un inicio de locura
pues tarareando en la albura
están sus alegres glosas

Mirando a mi alrededor
sólo veo espacio y frío
y ante tan cruel desvarío
apago presto el motor
y le rezo al Redentor.
Pero estando; tú, a mi lado
ya no estoy tan asustado,
porque tú eres el fulgor
que brilla con su esplendor
en el cosmos enturbiado.

La máquina del tiempo

Me urge una máquina del tiempo
para corregir algunas cosas,
siempre ando a destiempo
buscando rimas y glosas.

Deseo viajar a Gondwana
(porque me da la gana),
Deseo visitar Pangea
(para que usted vea),
volar al lado de los pterosaurios
pasearme a lomo de dinosaurios.

Abarcar de un vistazo el continente,
serenamente...


Requiero una maquina del tiempo
urgentemente.

Un mundo diferente

Provengo de un mundo diferente
a este tan hermoso y fascinante,
yo vengo de un sitio titilante
con versos y fulgores de cometa.

Si vieras la cercana indiferencia
reinar en ese orbe clandestino;
me harías tu nuevo concubino
mujer de luna llena de paciencia.

Si vieras la posible paradoja
de atar y desatar lo imposible
creerías también todo posible,
risa y llanto, goce y congoja.

Yo vengo de un mundo elemental
de vacuas singularidades,
algunas mentiras son verdades
alguna verdad es irreal.

Alguna verdad es personal...

Decálogo

Un ovni ha traído el decálogo a mi vida,
con las leyes de ventura y desventura

en él contenidas:

Nunca dejes que alguien se imponga a lo que pienses.
Nunca le permitas a otro ser el hacer daño.
Nunca te consientas vicios ni deslices.
Nunca olvides perdonar al que te injuria.
Nunca olvides ayudar al que te ruega.
Nunca te permitas recoger lo que no siembras.
Nunca le obedezcas al fanático ignorante.
Nunca te resignes a soledades auto impuestas.
Nunca te excedas, tampoco te limites.
Recuerda que el Amor es siempre incondicional.

El ser extraterrestre me dice que agradezca
la máxima enseñanza apenas recibida;
pero, no soy un dios
soy sólo un ser humano
con fallas y defectos,
deslices y fracasos.

No entiendo ese decálogo
que quiere hacer perfecto
a un hombre castigado
por signos de traiciones,
por odios y rencores
por trágicos eventos
que en orbes tan lejanos
no ocurren por azar.

Lo siento extraterrestre
mi mundo no es tu mundo,
mi suelo no es tu suelo
mi cielo no es carmín...

Viaje a las estrellas

Desatando estoy las tempestades
atadas a mi alma ya rendida;
permito así que las novedades
se ajusten a mi metro y medida.

Me adueño pues, de ésta adusta vida
sobre ola bravucona y aterida.
Navego en creciente y en levante
cual delfín sinuoso y elegante,
y tomando rumbo a mi destino
escojo exaltado mi camino
sin saber a donde me dirijo.

Voy con ánimo prolijo
a continentes esquivos
de toda cultura humana.

Voy a lugares cautivos
del albor de la mañana.

Voy a la Atlántida viva
a la Lemúria profana
a la Pangea altiva
voy a Gondwana...

Y regreso luego, energético y ancestral
de este trayecto en espiral
a las tierras que mi alma clama...

En las tierras que mi alma inventa
abordo mi corazón finalmente
y abandonando la necia mente
-con el perdón de toda afrenta-
enciendo sus motores; decidido...
para no quedarme dormido.

Si quieres venir conmigo
¡hay espacio en la cabina!
Viste tu ropa más fina
y sube al transbordador
que despegamos enseguida
hacia una nueva vida
y hacia un mundo mejor:
yo como alegre trovador
y tú como musa embestida
por los cantos del amor.

Sube ya al transbordador
que se inician la secuencia
y el conteo regresivo.
Se me antoja un soñador
este buque de la ciencia,
este andamiaje algo vivo...

Surcaremos los planetas
en sendos viajes estelares
cruzaremos cual cometas
todos los sistemas solares.

Visitaremos nebulosas
cercanas y lejanas,
por tus ansias deseosas
seremos cuna y cama.

Enciende el escudo protector
que se acercan los meteoritos:
en los brazos del amor
es virtud todo detrito.

Invitemos a Fortuna
a este viaje estrepitoso
pa' que nos done una luna
donde besarte fogoso
bajo su hechizo, sobre una duna.

Invitemos a Cupido
a este viaje cadencioso,
pa' que fleche enternecido
a quién odia aún doloso
y poder sembrar con gozo
el amor esclarecido...

Este viaje presuroso
a constelaciones perdidas
es la esencia de mi vida,
es el fulgor poderoso
de tu silueta dormida
que se ajusta a la medida
de mi silueta sideral...

¡Pasión de un viaje astral!